miércoles, 30 de diciembre de 2009

VILLAS DEL RIO: PASADO Y PRESENTE

La colonia en la que habito con mi familia, se encuentra ubicada en el departamento de Cortés, municipio de Villanueva y lleva por nombre Villas del Río por estar cerca del caudaloso Río Chamelecón, que se convierte en un toro embravecido cuando el cielo tiene congestión nasal. Fue fundada en 1981 y según consta por voces vecinas fue inaugurada por el ex presidente Policarpo Paz García, Jefe de Estado de Honduras en el periodo de (gabinete de gobierno de 1978 a 1980 y gobierno constitucional de 1980 al 1981) Dicho personaje aterrizo en helicóptero en el campo de fútbol de la vecina colonia de Kilometro 71. Sus primeros habitantes fueron: Conrado Ramos (difunto), Mirtala Serrano, Concepción Serrano, Carlos Parada, Javier Mendoza, Argentina Serrano, Dubys Serrano, Albino Ordoñez, Martín Mendoza y don Humberto Peña Luben, entre otros. Dicen que era una zona rica en caña de azúcar, la misma que al ser quemada se convertía en zafra e inundaba las calles como si fueran pequeños copos de nieve negra. Los niños en su inocencia corrían saltando con la intención de tomarlas en sus manos, después andaban el rostro y ropa llena de hollín. Las casas de Villas del Río están construidas para resistir sismos y terremotos, están hechas con una fundición de un metro bajo tierra y rellenas de hierro en todas sus estructuras de principio a fin. La empresa que las construyo tenía un molde especial parecido al de un ladrillo.

La empresa se llama “El Águila” y era de capital nicaragüense. El poeta de Gualcinse, Lempira; José Armando Ramos, laboro para ella como encargado de planillas. Dicha colonia fue construida por los ingenieros Lacayo y Sacasa. Tenían una maquinaría moderna que les permitía construir cinco casas por día. En sí, es una colonia pequeña, pero excesivamente acogedora. Por lo general todo el que la conoce y la visita le termina gustando por su aire de tranquilidad y fácil acceso para el transporte público y la cercanía con San Pedro Sula. Además cuenta con muchas fuentes de trabajo a su alrededor como ser las siguientes empresas: Zip Búfalo, Zip Chamelecón, Pinturas Corona, Pronorsa, Conhsa Paysa, Grupo Unimerc y el ingenio Santa Matilde. Villas del Río es una colonia dividida en pequeños pasajes y una sola entrada principal, además cuenta con un buen sistema de agua que funciona las veinte cuatro horas. Las casas están unidas como pequeñas hermanas que juegan juntas todo el tiempo. Todos sus pobladores se conocen entre sí y no tienen la desdicha de arrugarle la cara a la lluvia, debido que sus calles están fielmente adoquinadas y esto evita las molestias del lodo. También consta de dieciséis pasajes, la mayoría construidos en forma horizontal, sólo la etapa final no esta construida de esa forma. Es allí, donde viven los de Hollywood, sí el Hollywood imaginario en un pequeñito lugar y una pequeñísima cabeza de una reducida horda de pobladores de estas Honduras. A veces paso completas noches en desvelo, tratando de descifrar esa operación matemática de cuántos millones o cuántas empresas tienen los del Hollywood de Villas del Río. Sabrá Dios a qué camisas de once varas me he metido. Bueno, sigamos, antes que la última etapa se convirtiera en una hilera de casas, allá por el año de mil novecientos noventa y cinco. Era un sitio que albergaba mucha vegetación y tenía un campito, que era mas polvo que otra cosa, en el cual las personas como yo, que un día fue niño; precisamente allí derretíamos nuestros deseos de jugar pelota (fútbol). En esa vegetación que antes dije; construíamos casitas con materiales selectos: un par de cabuyas, cuatro palos fuertes, muchas manacas de coco, monte seco o verde, periódicos viejos, más viejos que Pineda Ponce y Gorilletti juntos y a veces cuando conseguíamos nylon. Todos los jóvenes de mi generación e incluso los más mayorcitos llevábamos refrescos de coca cola, panes blancos, mantequilla, mortadela y las famosas atora perro (semitas) y todos juntos disfrutábamos con alegría como si fuera un manjar de los dioses. Para ese entonces yo contaba con 10 años. Los que acudíamos al sitio señalado eran: Antonio Trochez (ñoñito), este era el magnate y distribuidor de las revistas para adultos. Los hermanos Matute; Randy, Jairo y Mauricio. Por otro lado Marvin Mejía (picamiados), Julio y Erick Coto, Víctor Mancía (chele camote), Raúl Bobadilla (raulio o el sapo), Anuard y Jeffrey Martínez, los parientes lejanos de Bob Marley, Bladimir Castellón (bladimula), Jorge Raudales (borgas), Joshua Coto (huevozor), Hugo Ocampo, (chonpipe), Fernando Fúnez, Tommy Amador y sus espectaculares pezones, parecidos al de una mujer que recién acaba de dar a luz y nuestro querido y apreciado amigo, Christian Sabillón (el pack), que desde lo alto esta leyendo este escrito con sumo agrado y estoy mas qué seguro, que en estos momentos ha de estar con su guitarra, cantando un par de canciones de Héroes del Silencio y deleitando a un selecto grupo de ángeles. Tampoco podemos olvidarnos de Remberto Ulises Herrera, mas conocido como (alf) y su peculiar saludo “hola amigoos”. Recuerdo qué, cuando él era un párvulo, era un enamorado empedernido de los garrotes, no sé, si vio algún video de algún juego de Babe Ruth o es que vio a algún policía garroteando con su tolete a algún ladrón. Lo cierto es qué, era terrible cruzar por el cuarto pasaje en esos años, en dónde hoy en día funciona la pulpería de Roger Oviedo, porque cuando alguien menos lo esperaba, salía el pequeño alf con su garrote a golpear a medio mundo y Raimundo; bueno a doña Eva Ocampo y don Remberto Herrera, no le faltaban las quejas cotidianas y cada vez más crecientes.

Luego vinieron otras personas a darle un poco más de alegría y bromas picarescas, estos eran: Edy Alberto Henriquez (betún), los hermanos Carlos y Alex Bonilla, este último conocido como (chinola) y el primero como (toriño). También el difunto Luis Fernando (cara de chancho), que ha decir verdad uno se quedaba estupefacto por el parecido físico con ese animal de pezuña y tan suculento para las navidades. También como todo lugar, tiene tres orates: dos viejas y un viejo. No revelo nombres ni apellidos, porque es peligroso que me investigue el F.B.I., mientras tanto, lo tendré como Secreto de Estado o el día que yo este muriendo diré sus nombres.

De Alex Bonilla, alias chinola, se cuenta una anécdota de que andaba detrás de una damita, de esas que todos desean y le hacen mover el zipper del pantalón y como en esos días, debido a la juventud, siempre se esta en posición de combate. Bueno para no hacer larga la anécdota, chinola es algo negrito y un día se fue la luz eléctrica a nivel nacional y él aprovecho para internarse totalmente desnudo a la casa de la muchacha. Hicieron el amor como sin Dios y sin Diablo, al salir de la casa de la gozosa y al no mas abrir el portón de la antes mencionada, casi saliendo, regreso la luz y una que otra persona lo miro como si hubieran visto un fantasma, pero sólo escucharon decir “qué bestia”, lo habían visto como Dios lo trajo al mundo. Lo cierto fue qué días después nos enteramos que la gozosa tenía una semana de no levantarse de la cama. Casi se nos queda José Adrian Serrano, ¡Dios me libre de que seamos primos! A él se le conoce como José Mono, el chimpancé y King Kong vive, es necesario que sea estudiado por la ciencia por sus grandes rasgos de chimpancé. ¿Tendrá razón Charles Darwin de qué descendemos de los monos?. Recuerdo con fervor que apenas, el cielo derramaba unas gotas de saliva y salíamos todos corriendo al sitio de los dioses: la casita. El lugar que hoy me motiva a escribir, también tiene su rincón predilecto, el rincón del sabor: Rinconcito Blanca. Es un sitio para degustar deliciosas baleadas, chuletas y el infaltable pollo frito, estas son comidas deliciosas que nos harán falta, cuando Blanquita, por no decir Blancota, navegue al otro mundo, ah, nos faltaba su inseparable y afectuoso amigo: su paquete de cigarros.

Villas del Río, es una colonia ultraconservadora a menos de 200 metros, se encuentran cinco iglesias: dos católicas y tres evangélicas. Según me cuenta mi tío Marco Antonio Amaya, en donde hoy funciona la iglesia católica que esta al final de la colonia, antes ese terrenito estaba destinado para un colegio de Educación Pública, él como Presidente del Patronato, previno a futuro los altos costos del transporte urbano para estos tiempos, hoy por hoy, el pasaje vale nueve lempiras y si uno se descuida le cobran los diez. Ese predio estaba destinado para ser un colegio como antes dije; pero como en Honduras impera lo absurdo, las mentes brillantes de ciertos personajes oscuros construyeron una iglesia, quitándole así la instrucción a la gente pobre, esa instrucción tan vital y esa necesaria para estas fechas. Pero no coman ansias, que tarde o temprano los propondremos al Nóbel de la Inteligencia por tan esplendida idea. ¿Ahora yo me pregunto? Para qué tantas iglesias en tan pocos metros de distancia. La colonia en la que vivo actualmente también cuenta con dos equipos de fútbol: el Villas del Río FC y el Santos. La etapa final de Villas del Río es un lugar consagrado a las potras, una costumbre que se transmite de generación en generación.

En la mencionada colonia, para hacer algo hay qué, hasta pelearse con el viento y la palabra colaboración no es muy grata para muchos de sus habitantes. A veces un perro se orina y la colonia se inunda. Es preferible sufrir eso una o más veces al año y no estar sitiados por la mano implacable de la delincuencia, que hoy en día ataca sin piedad a nuestro hermoso país y que ha arrancado miles de lágrimas a muchas familias. A pesar de sus defectos y virtudes, amo a dicho lugar y creo que sí un día pienso mudarme me lo pensaré tres veces.

Hay muchas mujeres bellas y ariscas, nada ni nadie les arranca una palabra ni una sola sonrisa mediante una mueca, pero al no mas cruzar el umbral de Villas del Río, dan un giro de trescientos sesenta grados. La juventud, que decir de la juventud; cada uno vive a su manera. Encontramos muchos bromistas, algunos serios, otros tímidos. También encontramos mucho ocio entre ellos y una parte que huye despavorida del trabajo. No todo puede ser color de rosas y una de las cosas que me desagrada profundamente y no puedo evitar evadirlo; es el desapego al respeto hacia a las demás personas, no importando su edad, sexo y religión. Otra cosa es que tengan su cerebro como un simple lunar en el cuerpo. Pero bien, los compadezco, el país ha perdido gravemente sus valores morales.

Villas del Río, es el sitio donde vive casi toda mi familia los Ramos- Serrano, Amaya-Serrano, Mendoza- Serrano, Munguía-Bobadilla, Molina- Amaya y por supuesto; mi madre, mi primo Paúl y yo.

Este sitio es mi Moscú, mi Olimpo, Mi querido Olanchito, mi Roma, mi Macondo, mi Atlantis, mi Machu Pichu, son tantos los lugares que podría mencionar, que el resto de mi vida no me alcanzaría para poder escribirlos. Este es el lugar que me ha permitido escribir y poder desarrollar una gran parte de mi obra poética. Con todos sus aciertos y desaciertos, es un buen lugar para vivir en paz y saludar la montaña con los ojos. Tenemos bastante Villas del Río para muchos años; bienaventurado sea.

Naín Serrano. Poeta de Olanchito, Yoro. 28 de diciembre de 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada