viernes, 4 de septiembre de 2009

Del Servcio Militar obligatorio por Nain Serrano

Del Servicio Militar Obligatorio y Otros Cuentos

Sin duda alguna, unos de los más alegres con esta nueva disposición, que se nos quiere imponer, son los directivos del Marathon, por el repentino y desbordante crecimiento de su afición.
Ya me imagino a Yankel Rosenthal y Arturo Bendaña, frotándose las manos con una sonrisa de oreja a oreja.
Otros que no caben ni en el ojo de una aguja de la alegría, son los generales, porque estrenarán lacayos.
Tampoco podemos olvidarnos de los tiernamente perversos empresarios, porque ya no tendrán que pagar seguridad privada, ahora con esta crisis económica, dicen que ni para comprar chicles les ajusta.
También tenemos a aquellos padres, que tiemblan como gelatinas de pensar que sus hijos, estarán encerrados en batallones, en servicio de unos pocos y en detrimentos de muchos con la genial excusa de servir a la patria.
Pienso que, desde el momento en que es obligatorio, deja de ser un servicio a la patria. Sería como retroceder dos décadas.
Con este Congrezoo Vacacional que tenemos todo es posible, primero hacen luego piensan, bueno yo creo que ni siquiera piensan.
¿Qué sucederá con aquel joven que tan solo le faltan 6 meses para graduarse en la universidad y lo apresan?
No necesitamos soldados en cantidades industriales. De antemano ya se sabe a servicio de quien están. El ejército solo es bueno para dar Golpes de Estado y reprimir el pueblo. También para chuparse el presupuesto nacional, mismo que bien podría ser utilizado para invertir en educación, en salud y construir obras de infraestructura vial, para mejorar la calidad de vida de los hondureños y atraer la inversión extranjera, para generar más y mejores empleos.
Es necesario tomar el ejemplo de Costa Rica. Honduras por pasado y por presente es un pueblo pacifico.
No se es buen hondureño por ingresar a las Fuerzas Armadas, sino siendo responsable, respetuoso de las leyes y siendo productivo.
Los jóvenes contribuimos al país siendo productivos, siendo mejores ciudadanos y estudiando para recibir preparados el futuro, y de esta manera ayudar a las empresas donde laboramos con nuestros conocimientos.
Honduras no necesita soldados, necesita personas que pongan el interés común del país como principio fundamental.
¿Para qué armas? sin pan sin luces sin educación.

Naín Serrano.
21-8-09

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada